Mostrando las entradas con la etiqueta Decisiones. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Decisiones. Mostrar todas las entradas

Decidí



Decidí...

Y así, después de esperar tanto, un día como cualquier otro... ¡decidí triunfar! Decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas. Decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución. Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis. Decidí ver cada noche como un misterio a resolver... decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas está la única y mejor forma de superarnos; aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar. Descubrí que no era yo el mejor y que quizá nunca lo fui, me dejó de importar quién ganara o perdiera.... ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.

Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien "Amigo".

Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento... el amor es una filosofía de vida.

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente.

Aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.

Aquel día decidí cambiar tantas cosas... aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad...

Desde aquel día ya no duermo para descansar... ahora simplemente duermo para soñar.

-Walter Elias Disney

La esencia del ser

Por: Deepak Chopra

Cuida tu presentación todos los días… Arréglate como si fueras a una fiesta. ¿Qué más fiesta que la vida! Mantén tu amor hacia la vida… Sal a la calle o al campo de paseo. El agua estancada se pudre y la máquina inmóvil se enmohece.

Ama el ejercicio físico como a ti mismo… Un rato de gimnasia, una caminata razonable dentro o fuera de casa. Contra inercia, diligencia Acéptate con dignidad… Cabizbajo, la espalda encorvada, los pies arrastrándose ¡No! Que la gente te diga un piropo cuando pases Habla de tu edad con orgullo y respeto… Nadie quiere oír historias de hospitales.

Deja de llamarte viejo y considerarte enfermo. Cultívate el optimismo sobre las cosas… Se positivo en los juicios, de buen humor, alegre de rostro, amable con los ademanes. Tiene la edad que se ejerce, la vejez no es cuestión de los años sino de ánimo.
Trabaja con tus manos y mente... La mejor bendición es el trabajo, cualquier actividad laboral, intelectual o artística es la medicina todos los males.

Mantén vivas y cordiales las relaciones humanas… Desde luego las que anidan en el hogar, intégrate y convive con todos los miembros de la familia; niños, jóvenes y adultos, el perfecto muestreo de la vida.

Luego ensancharás tu corazón a los amigos aunque ellos no sean exclusivamente de tu edad. Vive el momento, el presente es tu tiempo… Alégrate de que entre las espinas florecen las rosas. Se positivo siempre; se como la luna, un cuerpo opaco destinado a la luz.