Nuestras opiniones sobre los demás nos definen...


Nuestro entorno nos moldea, de eso no cabe duda. Cada persona es un mundo completamente diferente. Cada persona proyecta con sus opiniones lo que lleva por dentro; lo que ha vivido desde su nacimiento. Es fácil hacer juicios con respecto a otros, y más cuando creemos que somos diferentes a ellos. 
La verdad es que todos llevamos por dentro heridas enmarañadas, difíciles de curar, acontecimientos que nos han marcado el alma, palabras que nos han suavizado o maltratado. Todas estas cosas forman el conjunto de ideas, de creencias adquiridas, que nos rigen durante toda nuestra existencia. 

Es por esto que juzgar a los demás no tiene sentido... no tiene sentido porque si nos detuvieramos por un segundo a analizar la situación, a pensar en la razón por la cual tal persona ha hecho o dicho alguna cosa, llegaríamos, probablemente, a las venas de una cicatriz que dicho ser lleva consigo como emblema, muy arraigado en su inconsciente. 


Nuestros juicios hacia lo que vemos fuera de nosotros, no es más que una opinión sobre lo que llevamos dentro. Sé que resulta incoherente esta frase. Sé que al leerla les puede estar causando gracia y quizás piensen que es una tonteria. 

Sin embargo, el sentido detrás de esta premisa es que no podemos hablar de cosas que no hayamos experimentado antes. Es decir, todo cuanto podemos expresar libremente por medio de palabras es porque ya ha sido procesado por nuestro cuerpo en forma de emociones, sensaciones...  

Somos seres humanos emocionales, más que racionales. Cuando emitimos un juicio, lo hacemos creyendo que solo nuestra mente racional está hablando, pero no. Somos un todo. Somos lo que hemos experimentado y es nuestro deber el tratar de que esas experiencias sean cada vez más gratas para así vivir una vida más ligera. 


Lo que expresas de forma oral, siempre tiene una connotación emocional. No podemos desligar la emoción de la razón. Cuando decimos alguna cosa sobre alguien o algo, positiva o no, también estamos hablando de nosotros, de nuestro pasado, y eso que nos hace ser como somos. Procuremos recordar que siempre nos estamos proyectando.

-Palabras Esmeraldas



Demuestra que te Importa

Foto por Kawin Harasai en Unsplash
Para marcar la diferencia en la vida de una persona, no tienes que ser el más bello, el más rico, ni el más estudiado... basta con que seas auténtico y demuestres, con pequeñas acciones, que esa persona te importa. 

Hoy fui al deli de la esquina a comprar algo para almorzar; tenía más de un mes que no iba. Fue bonito ver a los que atienden sonreír de alegría y exclamar mi nombre con entusiasmo cuando me vieron entrar... se olvidaron por unos minutos de la persona que estaba ordenando primero que yo, pues se interesaron en saber cómo he estado, entre otras cosas, y hasta me presentaron a los nuevos miembros del equipo dos muchachos coreanos, muy simpáticos, que hicieron mi pedido. 

Es maravilloso sentir que la gente se acuerda de ti, que te echa de menos, que de alguna forma (indirecta o no) les importas. 

Vivimos rodeados de personas, de humanos maravillosos que, muchas veces, ni percibimos por el estrés constante en el que nos desenvolvemos cada día. La falta de interés por las cosas que nos rodean, incluida la naturaleza, nos está alejando de nosotros mismos. Mejor dicho, la falta de interés por los demás, no es más que un reflejo de la falta de amor hacia lo que en verdad nos nutre, hacia lo que de verdad llena nuestras almas. Eso que realmente nos nutre, es el contacto humano, las palabras amables, las caricias, las miradas cálidas, las sonrisas tiernas, los actos de amor que hacemos por otros... nada de eso se puede obtener de un objeto

Todas las cosas maravillosas que podemos sentir, son creadas dentro de nosotros, pero vienen relacionadas con los de afuera... Es decir, todos estamos conectados y todos somos necesarios para el equilibrio y bienestar de cada uno y de nuestro planeta. El amor que entrego a otros, la bondad con la que les hablo a otros, en algún momento regresa a mi. Para recibir algo bueno de la vida, debemos estar dispuestos a dar lo mejor que tenemos

Es necesario mostrar lo bien que nos hacen sentir los demás; es importante dejarles saber que ellos hacen nuestra vida mejor.  Trata a los demás como te gustaría ser tratado, es el lema que debemos 
emplear en nuestra cotidianidad.

Si alguien hace tu vida mejor, díselo... dale las gracias por hacer la diferencia.

-Palabras Esmeraldas

Eres fuerte


Nunca olvides lo fuerte que eres y que has sido durante toda tu vida. Lograste llegar hasta donde estás. Has vencido muchos de tus miedos y has enfrentado gigantes que amenazaban tu vida ciertas veces.

No olvides que tienes un propósito más grande que vivir, y que tu vida no se mide por las veces en que has triunfado, sino por todas las veces que has decidido no rendirte. 

Eres fuerte, yo lo se. No te reprimas ni te odies cuando las cosas no salen como quieres. Sé paciente contigo mismo, párate frente al espejo y pídete por perdón... por esas veces que te has descuidado, por haberte ofendido, por haber desconfiado de ti. 

Tienes la fuerza que necesitas para derribar los mas grandes muros. Solo debes confiar en ti y recordar siempre que hay un Dios en ti, porque eres un hijo suyo, y su amor habita en tu interior. 

Nunca dudes de tu fortaleza. Confía en ti.

#palabrasesmeraldas 😊