Ser sensible es ser un gran ser humano

Foto de Joseph Gruenthal en Unsplash

Nunca es un error ser "demasiado sensible". A pesar de que hayan personas que se aprovechen de ti alguna vez. Ser sensible es ser humano... un gran ser humano.  Ser sensible es una cualidad que muchos consideran una debilidad, porque en un mundo tan hostil, ser sensible es servir de comida para los lobos. Pero, esto es solo una forma de mantener a las almas sensibles bajo control. Porque a mucha gente no le conviene que los sensibles vayan esparciendo amor por ahí... eso podría despertar muchas almas del oscuro letargo en que se encuentran.

Ser sensible es una de las cualidades más maravillosas que puede poseer un ser humano.

Y la prueba más contundente de que eres un ser humano excepcional, es cuando eliges el perdón antes que el rencor... cuando eliges pasar por alto ciertas actitudes, no porque seas un tonto, sino porque comprendes que los seres humanos venimos a este plano a experimentar el amor que no nos dimos antes, en una previa encarnación. Porque al final, la respuesta de todo siempre eres tú. Nadie te hace nada, nadie te obliga a nada, nadie te ofende o te humilla sin tu permiso.

Sé que comprender este concepto requiere de un auténtico conocimiento interno, universal, que va más allá de los límites de la percepción y lógica humana establecida. Pero, si no eres tú en cada momento, si no muestras tu real esencia, entonces quién rayos eres?

En mi caso, si no puedo ofrecerte lo mejor de mi, entonces para qué estoy aquí? No me interesa competir, ni victimizar, ni juzgar, ni creerme mejor que tú... porque tú y yo somos lo mismo. Porque yo sin ti, no existo. Porque yo soy un ser sensible, que comprende que un alma sin amor, se vuelve nada. No temas de mostrarte como eres. Si eres sensible, siéntete orgulloso de tu sensibilidad.
#palabrasesmeraldas

0 comentarios:

Publicar un comentario