Las mujeres somos unas ilusas...


Esta noche (como siempre y antes de dormir)  me tomo un té y reflexiono.

Hoy reflexiono sobre una frase que me quedó grabada de otro de mis escritores favoritos: Oscar Wilde...

Wilde dijo que los hombres siempre quieren ser el primer amor de una mujer y que eso era una tonta vanidad, pues nosotras, las mujeres, tenemos un instinto más sutil para las cosas: nos gusta ser el último amor de un hombre...

¡Es cierto!  Nosotras, siempre que nos enamoramos lo hacemos pensando en que sera para toda la vida, en que ese hombre es el ideal y quien nos acompañará por siempre.

Quizás  somos ilusas, pero déjenme les digo que eso es lo que nos hace diferentes, lo que nos alarga la vida y nos mantiene vivas.
No perdamos la ilusión. No dejemos que nuestra esencia femenina se convierta en algo desagradable al querernos igualar a los hombres.

No... no somos ni seremos iguales... nuestra esencia nos hace superiores (en todos los sentidos).

Nosotras somos capaces de ver amor donde no lo hay, y aún mejor hacemos que ese amor brote y florezca cuando amamos con paciencia.

Si, quizás  somos muy ilusas al pensar que seremos el único  y último  amor de alguien, pero eso nos hace especiales. Las mujeres somos sinónimo de amor...  y aunque en el proceso de amar nos engañen una y mil veces, siempre tendremos la llama de la ilusión  encendida. Y gracias a esto somos más fuertes; somos cada vez mejores... porque cada desilusión nos quiebra por unos instantes, pero luego resurgimos como arroyo que ha recordado su fuente. Si, es cierto, nos llenamos de ilusiones. Pero, quién no sueña puede decirse que está muerto.

Este mundo es de los que saben soñar e imaginar creativamente cada etapa de su vida, hasta alcanzarlas. Y este mundo, señores... este mundo nos pertenece... creanlo o no. 
Este mundo es una ilusión.

-gracias por leerme.
#palabrasesmeraldas 🌹

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario