Ir al contenido principal

Vivir en el Pasado

Foto por Jake weirick en Unsplash
Vivir en el pasado, y repetir la historia una y otra vez, es estar preso en una gran celda que construimos nosotros mismos. En esa celda, a veces fría, otras enorme, otras vacía, nos vaciamos, nos sentimos perdidos y, sobre todo, nuestro espíritu se congela y nos paraliza. 

Muchas veces dejamos de apreciar los valores de la vida, los que están en el presente, y dejamos que se escurran de nuestras manos los momentos más hermosos y maravillosos porque no nos damos cuenta que están sucediendo hoy, mientras seguimos viviendo en el ayer. 

Somos grandes generadores de culpas y nos auto castigamos con ellas constantemente... Si hubiera dicho... Si hubiera hecho... Si hubiera... pero ya pasó. De qué sirve lamentarse? De qué sirve castigarse diariamente repitiendo las mismas memorias? Muchas veces salimos del pozo y, como si no pudiéramos vivir de otra forma, volvemos siempre a visitarlo, y allí nos ensuciamos nuevamente, nos embarramos y entonces de qué sirvió alejarnos y limpiarnos? De nada... para nada. Debemos enfrentar la vida mirando hacia adelante; el pasado, ya pasó. Poco o nada puede hacerse, pero sí podemos trabajar con nosotros mismos para que no nos tentemos y cometamos los mismos errores en el presente. 

Sería maravilloso que todos podamos despertar a ese niño interior que llevamos dentro. El niño de la alegría, de la carcajada espontánea, de la caricia sentida... Ese niño que no está muerto solo está dormido y que necesita que nosotros hagamos algo para que su sueño no sea un sueño eterno. Volvamos a ese momento tan hermoso de nuestra infancia, despertemos a nuestro niño interior, vivamos como él nos enseñó, disfrutemos de la vida y no pensemos en el pasado una y otra vez...  

Ese niño debe sanarse, y sólo nosotros podemos ayudarle a sentir, amar y soñar sin mirar atrás, sin pensar si disgustara a alguien con su manera de vivir, sin pensar en si daña o acaricia. Ayudemos a ese niño interior a ser feliz y a entregarse a la vida, porque para él la vida es hoy: este presente.

-Palabras Esmeraldas

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Demuestra que te Importa

Para marcar la diferencia en la vida de una persona, no tienes que ser el más bello, el más rico, ni el más estudiado... basta con que seas auténtico y demuestres, con pequeñas acciones, que esa persona te importa. 
Hoy fui al deli de la esquina a comprar algo para almorzar; tenía más de un mes que no iba. Fue bonito ver a los que atienden sonreír de alegría y exclamar mi nombre con entusiasmo cuando me vieron entrar... se olvidaron por unos minutos de la persona que estaba ordenando primero que yo, pues se interesaron en saber cómo he estado, entre otras cosas, y hasta me presentaron a los nuevos miembros del equipo —dos muchachos coreanos, muy simpáticos, que hicieron mi pedido. 
Es maravilloso sentir que la gente se acuerda de ti, que te echa de menos, que de alguna forma (indirecta o no) les importas. 
Vivimosrodeadosdepersonas, dehumanosmaravillososque, muchasveces, nipercibimosporelestrésconstante en elque nos desenvolvemoscadadía. La faltadeinterésporlascosasque nos rodean, inclui…

La paciencia no es una virtud...

Alguna vez has dicho: "no tengo manos para las plantas...a mi todas se me mueren"?
Si se te hace difícil mantener una planta o hacer germinar una semilla, entonces sigue leyendo...

Yo era de las que compraba plantas y nunca me duraban; siempre se morían al cabo de unos días.  Trataba de cuidarlas, echándoles suficiente agua para que estuvieran húmedas; les echaba abono para que, según yo, crecieran más bonitas y tuvieran muchas flores. Yo quería que mis plantas estuvieran hermosas siempre, y al momento en que una hoja empezaba a marchitar, yo me desesperaba y de inmediato les empezaba a cambiar la tierra, a ponerle mas abono o a cambiarlas de lugar.  Siempre se me terminaban muriendo las plantas y al mismo tiempo mis ilusiones de tener un jardín decente (no espectacular) en mi patio.
Recuerdo que un día, reflexionando sobre mis intentos fallidos,  llegue a la conclusión de que mis intenciones eran buenas, pero no eran las correctas. Estaba cuidando mis plantas demás. Si les…

Nuestras opiniones sobre los demás nos definen...

Nuestro entorno nos moldea, de eso no cabe duda. Cada persona es un mundo completamente diferente. Cada persona proyecta con sus opiniones lo que lleva por dentro; lo que ha vivido desde su nacimiento. Es fácil hacer juicios con respecto a otros, y más cuando creemos que somos diferentes a ellos.  La verdad es que todos llevamos por dentro heridas enmarañadas, difíciles de curar, acontecimientos que nos han marcado el alma, palabras que nos han suavizado o maltratado. Todas estas cosas forman el conjunto de ideas, de creencias adquiridas, que nos rigen durante toda nuestra existencia. 
Es por esto que juzgar a los demás no tiene sentido... no tiene sentido porque si nos detuvieramos por un segundo a analizar la situación, a pensar en la razón por la cual tal persona ha hecho o dicho alguna cosa, llegaríamos, probablemente, a las venas de una cicatriz que dicho ser lleva consigo como emblema, muy arraigado en su inconsciente. 

Nuestros juicios hacia lo que vemos fuera de nosotros, no …